El aceite de oliva del Bajo Aragón es Virgen Extra y procede de aceitunas cultivadas, procesadas, envasadas y comercializadas en esta comarca. Tiene un aspecto limpio, un color amarillo y un gusto fuerte que ayuda a mantener el sabor de los alimentos sin perder sus propiedades.

Arbequina y empeltre son las variedades de aceitunas empleadas en su elaboración. Las condiciones climáticas de la zona y las características de estas variedades han dado como resultado un aceite excelente.

La Denominación  de Origen de este aceite del Bajo Aragón, que se estableció en el año 2000, protege su empleo y consumo.

El cultivo de los olivos fue introducido en la época de dominación romana y, desde entonces, ha perdurado. Se sabe también que los regidores de Aragón premiaban su cultivo con Real de Vellón que cada ayuntamiento estaba obligado a pagar. Esta actividad se ha convertido desde hace mucho tiempo en motor del desarrollo económico de la zona, generando unas tradiciones y modos de vida muy característicos.

Su cultivo se extiende por 77 municipios repartidos por las provincias de Teruel y Zaragoza (sobre todo en la primera que concentra más de las dos terceras partes de hectáreas de olivares). La mayoría de explotaciones son de origen familiar y se asocian con otros cultivos de secano como el almendro y el cereal. La recogida de la aceituna en los meses de invierno, que era la época de menor actividad, cubría un paro estacional. Cada pueblo poseía su molino o almazara para elaborar este aceite.

Las cualidades de este aceite lo hacen idóneo para su consumo en crudo, ensaladas u otros platos de aliño.

El aceite de oliva, fundamental en la dieta mediterránea, es un alimento muy beneficioso para nuestro organismo.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2018. Aviso Legal