Los albaricoques de Aragón son una fruta con nombre propio y fama internacional. Se conoce al albaricoquero como albergero o damasquino (posiblemente por asociación de la fruta con la ciudad de Damasco) y a su fruto como alberge.

Es un cultivo tradicional del que ya se tiene noticia en el siglo XIII, siempre con carácter marginal. Alcanzó su máxima expansión en Aragón en los años 50 y, justo en la década siguiente inicia un retroceso debido a los ataques de hongos y al abandono de las plantaciones. Sin embargo, se recuperó en los años 80 y, en la actualidad, ocupa más de 900 hectáreas. En Aragón se cultiva en las riberas del Ebro y Jalón-Jiloca (Zaragoza) y en la ribera del Cinca (Huesca).

El clima templado mediterráneo, con elevadas temperaturas estivales que favorecen la maduración y ausencia de heladas, y la tierra, seca y ligeramente caliza, son idóneos para su cultivo.

En junio estamos en plena recolección, ya que suele comenzar a finales de mayo y se prolonga hasta el mes de julio.

No hay variedades autóctonas y se cultivan las introducidas en los años 50: moniquí, de origen murciano y gran calidad, y paviot, de origen francés. La fruta es de color amarillo-naranja de carne poco jugosa, con cierta textura fibrosa y de sabor muy dulce. Rica en azúcar, vitamina C,  provitamina A y en minerales como el potasio, calcio y magnesio.

Es una fruta con múltiples propiedades nutricionales. Es beneficiosa cuando se produce una bajada de defensas con el fin de reforzar el sistema inmunológico. También está indicada para mejorar el tránsito intestinal y para las personas diuréticas que retienen líquidos. Es ideal para los niños porque ayuda en el crecimiento óseo.

El albaricoque tiene muchas aplicaciones: postre al natural, repostería, sorbetes, guarniciones, …

Aunque gran parte de la cosecha se consume en fresco, son muchas las empresas que se dedican a fabricar productos con esta fruta: conservas, mermeladas, orejones, zumos, albaricoques secos y, por supuesto, las frutas de Aragón, famosas frutas confitadas recubiertas de chocolate.

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con este vínculo, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 

© Cuidateycomesano, Madrid 2016. Aviso Legal