De la misma manera que el mes de Diciembre se llena de buenos deseos y excesos culinarios,  el Año Nuevo  es el momento de los buenos propósitos y de marcarse nuevas metas.

Dado que un menú típico de Navidad puede aportar el triple de las calorías que aporta un menú normal, los expertos aseguran que podemos empezar el año con entre medio y tres kilos de más, que, salvo que le pongamos remedio, nos acompañarán a lo largo del año que entra.

Exceso de peso, tasas elevadas de colesterol y azúcar, hipertensión… pueden ser el resultado de una alimentación poco equilibrada.

Uno de los propósitos más recurrentes al terminar de comer las uvas (además de dejar de fumar y abonar la cuota anual del gimnasio al que posteriormente no acudiremos) es el de perder peso para compensar los excesos navideños que hemos ido acumulando.

A continuación os mostramos menús ejemplo orientativos para compensar los excesos navideños durante dos semanas. Se trata de menús dirigidos a un adulto sano, susceptibles de adaptarse a las características y situaciones específicas de cada persona. Aunque cada menú contiene cinco ingestas (Desayuno, Media Mañana, Comida, Merienda y Cena), dos de ellas (media mañana y merienda) aparecen agrupadas en una con el fin de poder adaptarlas al ritmo de vida de cada persona, distribuyéndola o no a lo largo de la jornada según sus necesidades.

MENUS--(2)-1

Ampliar imagen

MENUS-2

Ampliar imagen

 Laura González

Nutricionista de Gastronomía Baska