El uso de los cubiertos por parte de los niños se adquiere entre el primer año y el quinto-sexto. De todos modos, cada niño tiene sus tiempos y va asimilando los hábitos a su ritmo. Iremos introduciendo gradualmente los cubiertos, primero la cuchara, luego el tenedor y, por último, el cuchillo.

En el primer año, con un dominio motor que les proporciona autonomía, empiezan ya agarrando la cuchara, tratan de imitar a los mayores. Hay que ser paciente, enseñarles una y otra vez, entender que al principio se ensucien más de lo habitual, que cierren el puño para sostener mejor los cubiertos… Debemos animarles a que se valgan por sí mismos.

Desde este primer año hasta el tercero utilizarán la cuchara para alimentos cremosos o pastosos y adquirirán cierta precisión en el manejo del tenedor. Al principio, se pueden emplear cubiertos especiales y permitir que empujen la comida con la otra mano. Les iremos hablando de los diferentes cubiertos, su utilidad y cómo usarlos dependiendo del alimento: la sopa con cuchara, la tortilla con tenedor y la carne la cortaremos con cuchillo.

En torno a los 4-5 años les haremos entender progresivamente la importancia y la responsabilidad de su uso. Con esa edad ya pueden comenzar a utilizar el cuchillo para alimentos blandos. En cualquier caso, en cuanto empiecen a utilizar el cuchillo y tenedor tiene que haber una persona adulta que le explique que se pueden lastimarse o lastimar a alguien, que los cubiertos son para comer, no para jugar. Al principio los adultos trocearemos la comida, siempre delante de ellos, para que vaya aprendiendo. Les iremos animando a hacerlo solos, haciéndolos ver que ya son mayores, lo que les hará sentir importantes.

A los 5-6 años, ya manejarán todos los cubiertos e irán gradualmente adquiriendo una mayor habilidad en su manejo y coordinación.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 

© Cuidateycomesano, Madrid 2014. Aviso Legal