Es una planta herbácea mediterránea que se cultiva con facilidad y suele alcanzar entre los 30 y los 70 centímetros, con un tallo robusto y hojas ovaladas recubiertas de vellosidades. Aunque áspera al tacto, es dulce, suave al paladar y con una textura fina. Su mejor época para el consumo es el verano.

La forma tradicional de elaboración es troceada, hervida y acompañada de patatas. También se prepara en menestra, sopas, caldos, salteadas con ajos tiernos y setas o como guarnición de pescados y carnes. Su sabor se potencia con ajo picado rehogado y aceite de oliva. En crudo, hojas y tallos tiernos se utilizan para ensaladas.

Aunque hasta hace poco esta verdura se desechaba como mala hierba, en Navarra se ha consumido desde hace mucho tiempo.

En Aragón ha terminado adquiriendo el carácter de plato regional y se elabora preferentemente en revuelto con huevo o combinada con setas, almejas o gambas. En Lérida se comen las hojas cocidas en salmuera.

Curiosamente los apicultores navarros la cultivan junto a sus colmenas porque mejora la calidad de la miel.

Son conocidos sus efectos beneficiosos desde la Antigüedad. Tiene un alto contenido en fibra, betacarotenos, gran riqueza en vitamina A y minerales, tales como hierro y magnesio. Con una gran cantidad de agua en su composición, su porcentaje de grasas e hidratos de carbono es escaso.

Destacan sus cualidades diuréticas, antiestrés, emolientes para la piel y sus beneficios para la tensión arterial alta y el exceso de colesterol.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2015. Aviso Legal