Sabrosísimas cerezas que se producen en explotaciones de más de sesenta localidades del sur de la provincia de Salamanca, en las proximidades de la Sierra de Francia.
Esta zona de cultivo se caracteriza por un microclima muy favorable para esta fruta. Laderas y bancales de las montañas de esta comarca están llenas de cerezos, que en primavera se llenan de brotes blancos, espectáculo natural de color y olor.

La cereza serrana, proveniente sobre todo de pequeñas explotaciones familiares, obtuvo, por su singular calidad, la Marca de Garantía otorgada por la Junta de Castilla y León en 2007.
Su recolecta comienza a finales del mes de Mayo y se alarga hasta el mes de Julio. Tanto la recogida, como su selección se lleva a cabo manualmente por los agricultores.
Con un color rojo intenso, casi negro, esta cereza es brillante, lisa, con una textura firme. Su sabor es intenso, con un alto contenido en azúcar que le proporciona una inigualable dulzura.
La cereza hay que conservarla en el frigorífico, donde puede durar hasta dos semanas, y también se pueden congelar. No hay que taparlas ni lavarlas.
No sólo se emplea en la repostería, postres y mermeladas, sino también en otros platos como ensaladas, compotas, sopas frías, salsas de carne de caza o en la fabricación de licores.

Beneficios nutricionales

Es una de las frutas más saludables, rica en hidratos de carbono, calcio y vitaminas. Con un valor calórico moderado, depura el organismo, liberándolo de toxinas, y protege el corazón, favoreciendo la circulación.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2019. Aviso Legal