La ciruela de Nalda y Quel, fruta típica de La Rioja, se caracteriza por su dulzura y exquisitez. Pertenece a la variedad Claudia Reina Verde y se cultiva en dieciséis municipios situados en los valles de los ríos Iregua y Cidacos, idóneos por su clima mediterráneo y por el tipo de suelo de secano.

Con una piel de color verde oscuro y una pulpa más pálida, es jugosa y refrescante. No sólo es una saludable fruta de mesa, sino también se utiliza para elaborar compotas, conservas y mermeladas.
Los ciruelos florecen en abril y se recoge la fruta en agosto, siempre manualmente.

Las ciruelas tienen que ser firmes y cubiertas de un ligero polvillo mate para estar en su punto. Si están verdes, se dejan a temperatura ambiente para que terminen de madurar. Si ya lo están, se conservan bien en el frigorífico. Hay que consumirlas antes de dos o tres días.
Hay que lavarlas siempre antes de comerlas ya que se comen con piel.

Los productores de esta fruta, junto con el Gobierno de La Rioja, crearon la marca colectiva Ciruela de Nalda y Quel, que se extiende tanto a la fruta fresca como a las deshidratadas ciruelas pasas. En este último caso, siguiendo el proceso tradicional.

El primer fin de semana de agosto se celebra la Fiesta de la Ciruela en la localidad de Nalda con un amplio programa de actividades: degustaciones, cócteles, helados artesanales, licores y postres elaborados con esta fruta (incluidas las famosas rosquillas) y muestra del secado de pasas a la manera tradicional.

Es una fruta con múltiples beneficios para la salud. Rica en antioxidantes y fibra, las ciruelas son saciantes, por lo que se incluyen frecuentemente en las dietas equilibradas para controlar el peso.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2016. Aviso Legal