A nadie se le escapa que una nutrición adecuada durante la infancia es fundamental para el buen desarrollo físico e intelectual de cada persona. Los expertos en dietética no se cansan de repetir que los niños y niñas que no reciben una alimentación equilibrada están más expuestos a la aparición temprana de enfermedades cada vez más frecuentes como la obesidad, la caries, la hipertensión o la diabetes. Así lo advierte la especialista Herminia Romero Ramos en la página web de la Sociedad Andaluza de Nutrición Clínica y Dietética -una sociedad científica sin ánimo de lucro que persigue promover la nutrición como aspecto básico de la salud en el ámbito de Andalucía-, donde alerta además de que la malnutrición en las primeras etapas de la vida, tanto por exceso como por defecto, “puede limitar a largo plazo, la capacidad de aprendizaje y de desarrollo intelectual”.

Las recomendaciones dietéticas varian en función de la edad del niño, aunque hay una serie de pautas que siempre hay que tener en cuenta a la hora de elaborar menús infantiles, como señala la nutricionista Carolina Esteban, del Centro Andaluz de Nutrición:

-Garantizar un aporte calórico adecuado para cada edad y actividad física.

-Potenciar el consumo de proteínas vegetales incluyendo en la dieta al menos dos veces por semana platos de legumbres.

– No es recomendable abusar de carnes grasas ni embutidos, siempre es mejor servir carnes blancas.

-Aumentar el consumo de pescado azul, al menos 3 ó 4 veces por semana.

-Favorecer la ingesta de aceite de oliva frente a la mantequilla o margarina y restringir la bollería industrial.

-Fomentar el consumo de cereales, preferentemente integrales (pan, pasta, arroz) y frutas frescas.

-Evitar el consumo excesivo de sal. Utilizar sal yodada.

-Evitar los alimentos industriales como dulces, zumos envasados, refrescos, etcétera…, ya que estos productos aportan muchas calorías y pocas vitaminas y minerales.

-La dieta debe ser variada y hay que procurar mantener unos horarios fijos.

-Entre los errores a evitar, esta especialista destaca dejar que los niños vayan al colegio sin desayunar, y por lo tanto no toman nada hasta el recreo; tomar más de tres productos o raciones de lácteos al día; tomar zumos envasados en lugar de fruta y abusar de cereales azucarados en el desayuno.

Fuente: Diario El Sur

http://www.diariosur.es/sociedad/padres/201411/15/como-hacer-buen-menu-20141114192901.html