Cada 22 de abril se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra con el fin de concienciar sobre la protección al medio ambiente y la conservación de la biodiversidad. La adopción de este nombre, Madre Tierra, es un homenaje a muchas culturas que lo utilizan para referirse a nuestro planeta, que nos acoge y protege a todos. De él extraemos todo lo necesario para la subsistencia, es nuestro hogar y nuestra única fuente de recursos.

Para conseguir este objetivo es necesario enfrentar desafíos como la superpoblación mundial, la contaminación y, sobre todo, la irresponsabilidad en el uso de los recursos naturales y su uso irracional. Consecuencia de todo ello ha sido el cambio rápido de la mayoría de los hábitats de gran parte de las especies que habitan el planeta.

Contribuyamos dentro de nuestras posibilidades a prevenir el deterioro del planeta: evitar consumir los recursos en exceso, no derrochar energía, apostando por las energías renovables,  y no generar desechos innecesarios. En definitiva, poner en práctica las cuatro R de la ecología: reutilizar, reciclar, reducir y recuperar con el fin de reducir los residuos.

El tema elegido este año es acabar con la contaminación de plásticos y su impacto en la salud y bienestar de nuestro planeta. Tenemos que reducir nuestra huella  de plásticos en nuestra tierra, en mares y océanos y en las criaturas que viven en ese medio.

Todos podemos colaborar cambiando nuestra mentalidad y nuestros hábitos. La tierra no nos pertenece y es la mejor herencia que podemos dejar a nuestros descendientes, un planeta más habitable.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2018. Aviso Legal