Cada 14 de marzo se celebra el Día Europeo para la Prevención del Riesgo Cardiovascular. El objetivo prioritario es concienciar a la población sobre la prevención de las enfermedades cardiovasculares y también sobre cómo podemos influir en los factores de riesgo. En los países desarrollados se han convertido en causa de múltiples problemas de salud. El infarto y los accidentes cerebrovasvulares son las complicaciones más graves.

El origen de la enfermedad cardiovascular es la aterosclerosis. Aparece cuando los revestimientos interiores de las arterias, que llevan la sangre rica en oxígeno al corazón, se llenan de grasa, colesterol y otras sustancias, afectando al sistema circulatorio. Esto puede comenzar ya desde la infancia, de ahí la importancia de prevención desde edades tempranas.

Factores de riesgo

Aunque hay variables como la edad y las características hereditarias que no se pueden modificar, hay otros factores en los que sí podemos incidir, actuando de forma preventiva:

  • Sedentarismo. Hay que combatir la inactividad física con deporte y una dieta sana.
  • Obesidad. Muy extendida en los países occidentales, y, de forma preocupante, entre la población infantil. Hay que prevenir la obesidad, asociada con el aumento considerable de un factor de riesgo como la Diabetes tipo 2, con un estilo de vida saludable.
  • La hipertensión. Una de las principales causas de infarto de miocardio o accidentes cerebrovasculares. Para controlarla, es fundamental hacer deporte, el ejercicio diario es una herramienta esencial de prevención.
  • El consumo de tabaco. Aunque su consumo ha disminuido, sigue estando muy extendido.
  • La mala alimentación. Es importante una nutrición saludable y equilibrada.
  • Estrés, contaminación atmosférica, apnea del sueño…

 

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2019. Aviso Legal