El progresivo envejecimiento de la población incrementará en los próximo años dolencias como la osteoporosis. Con la celebración del Día Mundial se persigue hacer hincapié en el tema de la prevención de esta enfermedad que afecta tanto a hombres como mujeres. Causada por el debilitamiento del esqueleto y el peligro de quebrantamiento de los huesos, afecta a una de cada tres mujeres y a uno de cada cinco hombres mayores de 50 años.

El Día Mundial, organizado por la Fundación Internacional de la Osteoporosis desde el año 1998, trata de concienciar y sensibilizar a los profesionales de la sanidad, a los medios de comunicación y al público en general sobre su gravedad y alcance.

“Desarrollar huesos fuertes en la infancia y juventud ayudarán a ganar a la osteoporosis en el futuro”

Debido a que se manifiesta en personas adultas mayores, no se da importancia a la salud ósea cuando los huesos se están desarrollando, cuando se pueden conseguir las mejores bases para el futuro. Un estilo de vida saludable ayuda a que una persona joven “almacene” más hueso alcanzando el máximo que le permita su potencial genético. El pico de masa ósea se alcanza a los 20 años de edad y, a partir de ahí, a medida que vamos envejeciendo el hueso perdido no se va reemplazando completamente por un nuevo. Nuestra genética influyen en un 60-80% en el tamaño y fuerza de nuestros huesoso, pero el estilo de vida es crucial marca de forma definitiva el pico de masa ósea que se alcanza.

Estilo de vida saludable

El calcio, la vitamina D y las proteínas son los nutrientes más importantes y decisivos en la salud ósea de los niños. El calcio es fundamental para tener huesos sanos, sobre todo en el periodo de demanda alta en la etapa de rápido crecimiento. Leche, yogur y queso son las fuentes abundantes de calcio en la dieta, hasta el 80% de la ingesta de calcio a partir de los dos años proviene de estos productos.

La vitamina D es vital para ayudar a absorbe el calcio y depositarlo en los huesos. Además de la exposición a la luz solar, hay un grupo de alimentos ricos en este nutriente: pescados aceitosos, hígado, hongos, huevos, etc.

“La genética importa pero el estilo de vida marca la diferencia”

Tampoco hay que olvidar el consumo de frutas y vegetales con sus vitaminas y minerales, importantes en la salud de los huesos.

El ejercicio también es fundamental, los niños y adolescentes que realizan ejercicio regularmente muestran un incremento importante de la masa ósea. Por esta razón, avisan de lo perjudicial del estilo de vida sedentario que afecta cada vez a los más jóvenes. Por último, está muy desaconsejado el consumo de tabaco en adolescentes y el excesivo consumo de alcohol en adultos.

La osteoporosis ha sido llamada una enfermedad pediátrica con consecuencias geriátricas. Una nutrición saludable, la práctica del ejercicio en la niñez y adolescencia influyen decisivamente para maximizar el potencial genético y es un primer paso para prevenir la osteoporosis.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2017. Aviso Legal