El brócoli o brécol es una planta con abundantes cabezas florales carnosas de color verde en forma de árbol que nacen de un tallo grueso.

Proveniente de Oriente Próximo, fueron los romanos quienes lo extendieron por el Mediterráneo. Su denominación proviene del italiano “brocco” que significa brote, ya que fue allí donde se desarrolló primero esta hortaliza.

Pertenece a la familia de las coles y, por ello, prefiere temporadas frías o templadas (invierno y primavera), cuando alcanza su máximo sabor.

«Por su alto valor nutritivo es muy aconsejable como primer plato y también como cena por su bajo aporte calórico.»

A la hora de comprar es mejor aquellos ejemplares que no tengan las flores abiertas, estén blandos o con un color amarillento. Puede conservarse en el frigorífico de tres a cinco días, es importante no lavarlo para evitar que salga moho.

Antes de cocinarlo hay que lavarlo bajo el grifo y conviene también pelar el tallo. La mejor forma de elaboración para que mantenga la mayor parte de sus nutrientes es al vapor, aunque también se cocina gratinado, cocido, con salsas, en ensalada (con patata cocida, queso, atún, etc.), lasañas, pizzas vegetales… Se puede aliñar posteriormente con frutos secos, miel, o saltearlo con ajos y pimentón.

Se recomienda su consumo una vez por semana. Por su alto valor nutritivo es muy aconsejable como primer plato y también como cena por su bajo aporte calórico. Esta verdura destaca por sus propiedades beneficiosas: una gran cantidad de fibra,sus propiedades antioxidantes (vitamina C) y su contenido en calcio, potasio y azufre.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2019. Aviso Legal