Legumbre de gran tradición y merecida fama, se cultiva en la comarca zamorana de La Guareña, en el sureste de la provincia, al sur del río Duero. La singularidad de estos suelos, profundos y franco arenosos, y su singular clima, con inviernos fríos y largos y veranos calurosos y cortos, contribuyen decisivamente a la calidad de este producto.

La recolección se lleva a cabo desde finales desde julio hasta finales de agosto, con los tallos y las hojas secas y las vainas algo verdosas, realizándose el 90% a mano. Esta variedad autóctona de garbanzo macrocarpum se caracteriza por su tamaño medio grande, su rugosidad intermedia, el color crema y por su pico pronunciado.

Conocido desde la Antigüedad, se han encontrado referencias escritas a esta legumbre ya en el siglo XVI, pues gozaba de protección real y se vendía en la Corte.

En  2002 recibió el reconocimiento de Indicación Geográfica Protegida que garantiza la singularidad y calidad de esta legumbre. El Consejo Regulador asegura rigurosos controles que abarcan todo el proceso de producción y elaboración.

Gastronomía

En el ámbito gastronómico este garbanzo siempre aparece vinculado a una calidad superior y se emplea en cocidos, estofados, guarnición. Tras su cocción no se deshace y su piel es blanda y suave y su textura mantecosa y uniforme, lo que le hace muy delicioso al paladar.

Beneficios

Al contener fibra dietética, los garbanzos sirven para reducir los niveles de colesterol malo en sangre y son buenos para disminuir la presión arterial y la cantidad de triglicéridos. Los garbanzos son además una gran fuente de potasio, siendo muy buenos para mejorar la circulación, regular la presión arterial y están recomendados para aquellos que sufren de hipertensión.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2016. Aviso Legal