El perejil es uno de los condimentos más utilizados tradicionalmente en la cocina mediterránea. Es una planta que crece tanto en huertas o macetas como silvestre, en el margen de los caminos y en los muros.
Es una planta prolífica, ya que la siembra anual permite 4-6 recolectas, entre mayo y octubre. Se adapta a todo tipo de suelos, sobre todo húmedos. El perejil fresco es de un color verde intenso y puede alcanzar un altura de 35 cm, con multitud de tallos y hojas planas.

Utilizada por los griegos en la Antigüedad, se extendió desde el Mediterráneo a todo el mundo.

La mayor parte de la producción mundial se vende en seco, ya que el fresco se marchita rápidamente. Estos humildes ramilletes se regalaban antes en los puestos de los mercados. Admite bien la congelación como forma de conservación, previamente troceado y guardado en bolsas de plástico.

Uso gastronómico y medicinal

Con un fuerte sabor y un suave aroma, se añade, tanto fresco como seco, en platos que no necesitan mucha cocción. Condimenta platos de cuchara, salsas (la famosa salsa verde), sopas, vinagretas, guisos…No soporta las altas temperaturas por lo que se añade cuando el plato está casi elaborado, ya que, además, perdería todas las vitaminas.
De gran valor nutricional, contiene vitaminas A, B, C, G y E, además  de importantes cantidades de minerales, tales como el hierro, calcio, potasio y fósforo, yodo y magnesio. No sólo tiene un uso culinario, también se emplea con fines curativos: diurético, estomacal, antiséptico…

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2019. Aviso Legal