El sobrepeso y la obesidad infantil se producen por diferentes causas. Gastar menos energía de la que se consume y practicar poco deporte o actividades físicas son algunas de ellas. En la prevalencia del sobrepeso y obesidad infantil, ¿qué responsabilidad tenemos los padres? Para responder a nuestras dudas, en elbebe.com entrevistamos, en exclusiva, a Carolina Muro, experta nutricionista de la Fundación Alimentum.

Comer más de lo que necesitamos y prácticar poco o nada de deporte son dos de los factores que favorecen la aparición del sobrepeso u obesidad infantil, entre otros muchos aspectos.

En los últimos años, diferentes estudios señalan un aumento preocupante de los niños afectados por estas enfermedades “evitables” en los países desarrollados, entre ellos España.

El sobrepeso y la obesidad infantil son, además, factores de riesgo para la aparición de otras enfermedades, como la hipertensión, la diabetes o el colesterol… Además, muchos niños con sobrepeso u obesidad también son objeto de burlas por parte de sus compañeros de colegio, hecho que  también puede afectar a la autoestima del niño.

Si realizamos un ejercicio de autocrítica, ¿qué responsabilidad tenemos los padres en el aumento del sobrepeso y obesidad infantil? En estos casos, ¿es aconsejable poner a los niños a dieta?, ¿cómo nos influye la publicidad?

Para resolver todas nuestras dudas, en elbebe.com hemos entrevistado a Carolina Muro, experta en nutrición de la Fundación Alimentum, entidad sin ánimo de lucro que impulsa actividades relacionadas con los hábitos de vida saludables.

Errores en la alimentación infantil y dietas inadecuadas

Según el estudio ALADINO (Alimentación, Actividad Física, Desarrollo infantil y Obesidad), el 45% de los niños españoles con edades comprendidas entre los 6 y los 9 años tiene sobrepeso. ¿Cómo hemos llegado a esta situación?, ¿qué es lo que está fallando en la alimentación infantil?

Los datos recogidos por el estudio ALADINO indican que la prevalencia de la obesidad es más elevada en los menores que dedican mayor tiempo a actividades sedentarias.

Las recomendaciones de los expertos, y de las instituciones internacionales de referencia en el ámbito de la salud, señalan que el tiempo necesario de actividad físico-deportiva en niños y adolescentes para lograr beneficios para la salud, y prevenir y combatir los efectos negativos del sedentarismo, se estima en una hora al día. Sin embargo, en España esta práctica presenta valores por debajo de las recomendaciones.

Para cuidar nuestra salud y la de los más pequeños, lo fundamental es comer de forma variada y equilibrada, así como practicar regularmente algún tipo de actividad física. La clave está en lograr el equilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético.

Probablemente, lo que falla es que se come más de lo que se gasta.

Para la Fundación Alimentum “no hay alimentos buenos ni malos, sino dietas inadecuadas o desequilibradas”. ¿Qué tipo de dietas han perjudicado más la alimentación de los niños?

La clave está en “comer de todo en plato de postre”, como decía Francisco Grande Covián, investigador y especialista en nutrición humana, al que se le reconoce como el padre de la nutrición moderna.

La esencia de la nutrición es comer con variedad, lo cual previene las deficiencias nutricionales, pero con moderación, lo que evita los excesos calóricos, una de las principales causas del problema de la obesidad.

La postura de los padres en la alimentación infantil

¿Qué responsabilidad tenemos los padres en la tendencia generalizada de los niños con sobrepeso u obesidad infantil?

La obesidad infantil es un problema multifactorial que exige una respuesta coordinada de todos los agentes implicados, entre los que se incluye no sólo la industria alimentaria y el sector de la publicidad, sino también las autoridades sanitarias, educadores y por supuesto, los padres.

La causa más frecuente de la obesidad es el desequilibrio entre las calorías que se consumen y las que se gastan con la actividad natural del organismo y la actividad física hecha con el ejercicio. Este desajuste no es el resultado de un día.

En ocasiones, es cierto que esto se debe al desconocimiento o a la creencia de que el niño es “gordito” porque los padres también lo son. De ahí, los esfuerzos que desde hace muchos años se llevan a cabo desde distintas organizaciones, entre ellas la Fundación Alimentum, para formar e informar a los padres en materia de alimentación y hábitos de vida saludables.

Y la publicidad, ¿qué responsabilidad tiene?

En España, la industria alimentaria, concienciada con el problema y en aras de su responsabilidad social, puso en marcha un código de autorregulación de la publicidad sobre alimentos infantiles dirigidos a niños menores de 12 años, con la colaboración del Ministerio de Sanidad.

De esta forma, en el contexto de la lucha contra la obesidad infantil, el estímulo de la actividad física y la mejora de la salud nació el denominado Código PAOS* (Ver nota al final de la entrevista).

¿Qué debemos hacer los padres si un niño tiene sobrepeso?

Como ya he comentado, el sobrepeso tiene un comportamiento multifactorial y complejo. Por eso, el primer paso es determinar su origen.

En el caso de que éste se encuentre en un desequilibrio entre la ingesta calórica y el gasto energético, hay que confirmar que su alimentación es variada, equilibrada y suficiente y, si es así, aumentar su práctica de actividad física.

¿Es aconsejable hacer dieta si un niño tiene unos kilos de más?

Cada día son más los estudios científicos que demuestran que, en cualquier tipo de obesidad, pero más en la infantil, es mucho más eficaz estimular el ejercicio físico que restringir la alimentación.

De hecho, los últimos resultados del estudio DRECE (Dieta y Riesgo de Enfermedades Cardiovasculares en España), presentado recientemente, revelan que los españoles consumen menos calorías en la dieta que hace 20 años, pero la tasa de obesidad en este periodo ha crecido, probablemente debido a un estilo de vida más sedentario, según los expertos.

La relación de los niños con los alimentos

¿Los padres podemos dejar a los niños elegir los alimentos que deben tomar o ésta es una situación de riesgo?

Cuando los niños son pequeños, los padres deben elegir los alimentos por ellos y educarles, entre otras cosas, acerca de la frecuencia con que se han de tomar y en qué cantidades para que en el futuro lleven una alimentación variada, equilibrada y suficiente.

Los hábitos alimentarios se construyen en la infancia, por eso es importante que las nuevas generaciones aprendan a comer de forma saludable desde pequeños.

Un estudio reciente señalaba que la mayoría de los niños no desayuna correctamente. ¿Qué podemos hacer para cambiar esta situación?

Si desde la más temprana edad los niños se acostumbran a desayunar bien, su organismo se habituará a esta costumbre y le exigirá un buen desayuno todos los días.

En el desayuno no deben faltar nunca cereales (copos, galletas, pan,…), un lácteo (leche, yogur, queso,…) y fruta (una pieza o zumo).

El tiempo y la compañía también juegan un papel importante. Se recomienda que los niños dediquen entre 10 y 15 minutos a desayunar y lo hagan siempre bajo la supervisión de un adulto.

*Nota: El Código PAOS se aprobó en septiembre de 2005. Se enmarca dentro de la estrategia NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad) promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2004.  En España, una Comisión de Seguimiento se encarga de analizar los anuncios realizados por la industria alimentaria dirigidos a la población infantil.

 

Fuente: elbebe.com

Por María Abalo Gandía

www.elbebe.com/alimentacion/sobrepeso-y-obesidad-infantil-entrevista-carolina-muro