Elena Jorrín , diplomada en Nutrición Humana y Dietética por la Universidad del País Vasco, licenciada en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, coach nutricional y con un postgrado en Nutrición Deportiva, cuenta con más de 11 años de experiencia profesional.

¿Cómo llegaste a la nutrición deportiva?

Es una rama especializada de la nutrición humana muy interesante que a mi me apasiona, que orienta y educa tanto a deportistas profesionales como aficionados. Lo cierto es que cada vez hay mayor conciencia social de que una dieta equilibrada ayuda a compatibilizar deporte y salud. Además, a mí siempre me ha interesado el deporte y lo practico siempre que puedo.

¿Los deportistas que acuden a la consulta valoran que la persona que les asesora practique deporte?

Frecuentemente me preguntan si soy deportista. Yo trato de compaginar mi actividad profesional con la práctica del deporte. Entiendo el deporte y la alimentación como la mejor medicina que puedo darle a mi cuerpo. Ahora me estoy preparando para una prueba de triatlón popular para mujeres.

¿En qué consiste el trabajo de nutricionista deportivo?

Tiene que hacer entender al deportista lo importante que es cuidarse para conseguir sus objetivos. El deporte no sólo mejora su salud sino que también les ayuda a superarse, a conseguir marcas. El nutricionista deportivo les explica la importancia de la dieta, de adquirir unos hábitos saludables, haciendo hincapié en la adecuada combinación de los alimentos.

Quizás está muy extendida la opinión de que lo nutricionistas deportivos se dedican exclusivamente a asesorar a deportistas profesionales.

No se conoce demasiado nuestra labor. Nuestro asesoramiento abarca tanto a deportistas profesionales como aficionados. Cualquier deportista tiene que considerar el gasto calórico de la actividad física para modificar su dieta.

¿Qué recomendaciones nutricionales básicas darías a las personas que practican algún deporte?

Principalmente que huyan de los mitos alimentarios sobre la nutrición deportiva. Por ejemplo, pensar que el deporte es sólo para adelgazar, suprimiendo para ello comidas principales con el fin de perder más peso. El deportista tiene que hacer varias ingestas al día, empezando por un buen desayuno para proporcionar abundante energía desde la mañana.

¿De qué forma influye la nutrición en el rendimiento de los deportistas?

La nutrición es básica, evita lesiones y mejora los resultados. Un ejemplo claro de una nutrición inadecuada son las llamadas “pájaras” de los ciclistas, el cuerpo se para, se queda sin gasolina.

¿Cuáles son los errores más frecuentes en la alimentación entre la gente que practica deporte?

En general no adaptar la alimentación al deporte. La energía que gasta el cuerpo en hacer deporte hay que tenerla en cuenta a la hora de saber cómo debe ser nuestra dieta. Es común ver a gente que hace deporte en ayunas, o con comidas mal diseñadas que consiguen agotar al cuerpo. Comer en exceso antes de hacer deporte tampoco es recomendable y, sobre todo, si ese exceso es de una comida muy alta en grasas o azúcares. De hecho, puede provocar problemas digestivos y procesos de diarrea o vómitos a mitad de la prueba.

¿Qué hay que comer antes de la actividad deportiva?

Es importante comer algo antes de hacer ejercicio para que el cuerpo tenga suficiente energía durante la prueba. La elección del alimento será diferente según el momento del día en que hagamos ejercicio, pero debe cumplirse la norma de comer proteínas e hidratos. Por ejemplo, si voy a hacer deporte suave a la mañana, en el desayuno tomar leche (yo recomiendo las leches vegetales porque son más fáciles de digerir) o yogur con pan integral y pavo, acompañado de algo de fruta que nos aporte vitaminas y minerales. Pero siempre amoldando la alimentación a cada tipo de ejercicio. No es lo mismo un ejercicio suave que el desayuno de un deportista de élite, que deberá ser más potente.

¿Y durante la actividad deportiva?

Depende de la duración de la prueba. Si es una prueba con una duración de 2-3 horas o más (atletismo, ciclismo…) si es recomendable comer algo con el fin de ir reponiendo lo que se gasta, sin olvidarse de lo importante que es estar bien hidratado.

Una vez finalizada la actividad deportiva, ¿cómo recuperamos las fuerzas?

Inmediatamente después, y siempre en caso de deportes intensos, hay que comer algo, preferiblemente antes de una hora: hidratos (por ejemplo, ahora en verano, fruta que nos proporciona azúcares buenos, agua, fibra, antioxidantes…), proteínas (algo de pavo, un yogur…) y grasa de calidad (frutos secos por ejemplo).

¿Cuáles son los problemas relacionados con la nutrición que preocupan más a los deportistas, a los entrenadores…?

El quedarse sin fuerza, sin energía. Yo les explico que con una dieta equilibrada se incrementa el rendimiento y la resistencia. Mi filosofía es una dieta equilibrada que se personaliza dependiendo de cada situación. Hay que adaptarlo a cada persona, al deporte que practica, al número de horas, si comen en casa o fuera… Se trata de que lleven la dieta de la forma más cómoda posible.

¿La suplementación nutricional es recomendable? ¿Qué deportes requieren más cuidados en el aspecto nutricional?

Todos sin excepción. Hay que prestar más atención a aquellos en los que se invierte mucho tiempo y, si son deportes más intensos, hay que pautar una dieta específica y más estricta, con un mayor seguimiento por parte del nutricionista. Además, como ya he dicho anteriormente, es muy importante amoldar la dieta a cada deportista y a cada deporte. Siempre tiene que estar pautada por un especialista, no comprar en las tiendas de suplementación sin una recomendación adecuada. Es en el deporte de gimnasio donde hay muchos mitos sobre este tema y mucho exceso de suplementación.

¿Es algo que está de moda?

La suplementación nutricional está muy en boga. A veces, los deportistas sólo tienen como objetivo conseguir una masa muscular, volumen. Para ello, llevan una dieta inadecuada, ingiriendo demasiadas proteínas y una suplementación nutricional sin supervisión alguna. Conseguirán unos músculos bien formados pero perjudicarán a órganos como el riñón. No ven la relación entre deporte y salud, no le dan importancia a la nutrición.

¿Hay una suplementación natural?

Hay una suplementación nutricional natural que cada vez se emplea más. En deportistas de élite se utiliza por ejemplo cápsulas de omega 3 (antiinflatorias, y compensadoras del gran gasto de energía),los complejos vitamínicos, etc.

¿Y para la hidratación, qué es preferible el agua o las bebidas isotónicas ?

La hidratación es vital durante la actividad física. De hecho, muchas lesiones vienen provocadas por no tomar líquidos. Las bebidas isotónicas sí son recomendables para deportistas porque son ricas en sales y azúcares. Son beneficiosas para el organismo para reponer lo que le cuerpo ha gastado durante el ejercicio. Hay que tener especial cuidado cuando se hace deporte al aire libre en verano con los días de calor, la hidratación es fundamental.

Y con qué frecuencia hay que hidratarse?

Depende del ejercicio, pero estos días de calor es recomendable cada 20-30 minutos.

En el caso de niños o adolescentes deportistas ¿Hay que reforzar la alimentación?

Mi consejo, que se puede aplicar a todos los niños practiquen o no deporte, es que tengan una dieta variada. Hay que incluir verduras y frutas (entre las dos, cinco raciones diarias) que es uno de los principales fallos. Las frutas y verduras proporcionan antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra. Debe haber cinco ingestas diarias (incluir una a media mañana y la merienda -excusa para darles frutas y yogures-) que eviten que los niños pasen mucho tiempo sin comer. La dieta, en definitiva, tiene que ser equilibrada, sin raciones excesivas, y no sólo compuesta de los alimentos que les gustan. Hay que educarles nutricionalmente, es un buen momento cuando son pequeños.

¿Es importante la actividad física y una dieta saludable para mantener un peso equilibrado?

El deporte no tiene como objetivo exclusivamente bajar peso, sino mejorar la salud física y mental, conseguir bienestar. En todo caso, siempre hay que intentar elegir un deporte que te guste. Además, hay que practicarlos con cabeza, comenzar poco a poco y no comenzar de golpe sólo porque llegue el verano.

Pero el sobrepeso en la actualidad se ha convertido en una epidemia…

Es la epidemia del siglo XXI y afecta de forma importante a la gente joven. El índice de obesidad infantil es muy alto y en parte es consecuencia del alto índice de obesidad de los adultos. Entre los factores que influyen está la predisposición genética y, sobre todo, los hábitos que ven en casa. Desafortunadamente la práctica del deporte no es tan alta como debiera ser y la comida rápida está desplazando a la dieta mediterránea.

¿Qué papel juegan los centros escolares en la dieta infantil?

Los menús de los comedores escolares son equilibrados y variados, tanto los de empresas de catering como los de cocinas del colegio. Es en los hogares donde hay que esforzarse en complementar y reforzar estas dietas saludables. Desde los hogares hay que proporcionarles un desayuno completo, otra ingesta a media mañana (bocadillo embutido, fruta), una merienda y una cena. Hay que educarles en el deporte y darles una educación nutricional desde el ejemplo de la familia.

¿Con qué frecuencia debería practicarse un deporte?

Algo de actividad física debe haber todos los días ,aunque a veces es difícil sacar tiempo para practicar deporte. Si conseguimos hacer ejercicio cuatro veces a la semana sería perfecto. Además, hay hábitos que podemos modificar para realizar una actividad física mayor: ir andando a los sitios, subir escaleras en vez de usar el ascensor….

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 

© Cuidateycomesano, Madrid 2014. Aviso Legal