El vocablo berenjena es de origen persa, y viene del árabe badingana.Junto con el tomate y la lechuga, la berenjena es una de las verduras frescas que menos calorías tiene. Como todas las verduras, es rica en agua y tiene una buena densidad mineral, sobre todo en potasio. Sus fibras, pectina y celulosa, estimulan eficazmente el tracto intestinal.

Antes de prepararla es recomendable cortarla, salarla o rociarla con zumo de limón, dejándola reposar una media hora tapada para evitar sabores amargos. La berenjena acepta todo tipo de técnicas culinarias: cocida, guisada, a la plancha, rellena, frita, rebozada, incluso en conserva.