“La leche no es imprescindible para una persona adulta, pero constituye una fuente de proteínas de alta calidad, de vitaminas A y D, de ácidos grasos esenciales y; sobre todo, de calcio” según el doctor Francisco Botella, portavoz de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

Este alimento forma parte de una dieta equilibrada y saludable, como fuente de proteínas, vitaminas y minerales. La leche de vaca es la más consumida en todo el mundo. Se extrae de las glándulas mamarias del animal, manual o mecánicamente, y es necesario que haya tenido una cría.

No fue hasta el siglo XVIII y XIX cuando se popularizó su consumo, sobre todo en el norte de Europa. El desarrollo de las ciudades fomentó su comercialización, pero al ser un producto rápidamente perecedero tuvo que enfrentarse al problema de su conservación. El descubrimiento del proceso de pasteurización en la segunda mitad del siglo XIX permitió reducir los agentes patógenos y garantizar un consumo más seguro.

Tipos de leche

Dependiendo de su composición nutricional:

  • Leche entera

Contiene entre un 3,5 y 5% de grasa, dependiendo de la raza de la vaca,   proporcionando minerales y proteínas de alto valor biológico.

  • Leche semidesnatada

Con un 1,5%, de grasa, por lo tiene un menor valor energético, aunque manteniendo un excelente sabor.

  • Leche desnatada,

Un 0,1%, la más adecuada para dietas o para el control del nivel de colesterol.

Según los diferentes métodos de higienización empleados:

  • Leche fresca

Sometida a un proceso suave de pasteurización, tratada térmicamente a 79 ºC durante 17 segundos. Es importante que no se rompa la cadena de frío y permanezca a una temperatura no interior a 6ºC. Se conserva de 7 a 10 días en el frigorífico y se presenta en bolsas de plástico o tetrabriks. Es apta para personas mayores y niños en edad de crecimiento porque conserva el 100% de sus propiedades naturales y tiene más sabor.

  • UHT o leche uperizada

El tratamiento UHT es más agresivo, ya que es hervida a 150º durante unos segundos. Es la más vendida. Tres meses de caducidad, pero pierde nutrientes y sabor. Se presenta en tetrabriks. Se puede tener durante unos tres meses a temperatura ambiente.

  • Esterilizada

El proceso de esterilización es el más agresivo: 110ºC durante 40 minutos. Su principal ventaja es la durabilidad, 6 meses de caducidad, pero tiene menos vitaminas.

Para una conservación idónea y evitar la pérdida de propiedades se recomienda:

  • Rechazar botellas de plástico y tetrabriks con abolladuras que pueden implicar roturas y una conservación deficiente
  • Mantener los envases cerrados para proteger la leche de olores de otros alimentos
  • Dejar la leche en su envase original para conseguir una mayor protección
  • Una vez abierto el envase, debe conservarse en el frigorífico
  • Abrir los envases en el orden que se han comprado

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2018. Aviso Legal