Las migas es un exquisito plato tradicional que formaba parte de la dieta de los pastores trashumantes en Castilla. De ese entorno rural pasó a ser plato de fonda y actualmente es un clásico en las tapas de los locales de restauración.

Posiblemente de origen árabe, era un plato colectivo que se elaboraba en una sartén o caldero para varios comensales que lo compartían. Esencial en la dieta cotidiana de la gente del campo, se servía de desayuno para empezar con fuerza la larga jornada del campo, sobre todo en invierno.

En su versión más sencilla se sofríen los trozos de pan duro previamente humedecidos con ajos y aceite de oliva, grasa animal o manteca de cerdo hasta que se doren. Se acompaña de alimentos salados o dulces tales como huevos fritos, torreznos, longaniza, chorizo, pimientos verdes, ajos, dependiendo de los productos de temporada y el poder adquisitivo de las familias.

Se recomienda el pan con mayor densidad de miga, las hogazas. Existen numerosas variantes en función de la zona: migas manchegas, aragonesas, andaluzas, extremeñas…

Se sirven generalmente calientes, bien como plato o como acompañamiento.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con este vínculo, mencionando como fuente a cuidateycomesano. © Cuidateycomesano, Madrid 2016. Aviso Legal