La especial climatología de la provincia de Álava (los Valles, la Montaña y la Llanada) es muy adecuada para el cultivo de las legumbres. Dos de las variedades que han conseguido un gran renombre en los últimos años son el garbanzo pedrosillano y las alubias blancas arrocinas. Con las técnicas más adecuadas y respetuosas con el Medio Ambiente y siguiendo unos controles rigurosos, el producto final se caracteriza por su alta calidad.

El garbanzo pedrosillano es una variedad del garbanzo castellano, hasta hace poco desestimado por su reducido tamaño. Con una forma casi esférica, es liso, más redondo que su pariente el castellano, muy sabroso y con una piel muy fina. El garbanzo es uno de los alimentos que contiene más magnesio, vitamina K y B9 y menos colesterol.

La alubia blanca arrocina es una legumbre con un sabor delicado, con una piel suave y una textura cremosa, muy digestiva por su alto contenido de fécula. Es rica en proteínas, hidratos de carbono, fibra, minerales y vitamina B.

Se recomienda para la elaboración de ambas legumbres ponerlas a remojo durante 12 horas y comenzar su cocción en agua fría.

Las legumbres, fundamentales en la dieta mediterránea, son una fuente de nutrientes que apenas aportan grasa.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 

© Cuidateycomesano, Madrid 2014. Aviso Legal