Conocido desde tiempos remotos, hay dibujos representativos de su recolección en la pirámide de Giza, V milenio antes de Cristo, y referencias en la Biblia, en el libro del Éxodo.

Segunda cosecha del árbol de la higuera, el higo desprende un aroma inconfundible. Tiene un color verde o morado y su interior es blanquecino o morado con multitud de pequeñas semillas, dependiendo de la variedad (más de 700). Su sabor dulce lo hace muy apropiado para repostería y salsas. Además, hay que citar también los higos secos y el pan de higos.

Es una fruta delicada que madura a finales del verano (septiembre es el mejor mes), frágil de manipular (aparecen arrugas y aberturas). Si se compran verdes se pueden dejar a temperatura ambiente, pero si están maduros hay que dejarlos en la zona menos fría del frigorífico no más de 3 días y sin apilarlos.

Incluye gran cantidad de azúcares que hace que su aporte calórico sea más elevado que la mayor parte de las frutas. Además, hay que señalar su contenido en fibra, agua (70%), hidratos de carbono (sacarosa, glucosa y fructosa) y en minerales como el potasio, magnesio y calcio. Por el contrario, el aporte de grasas y proteínas es muy bajo. También contiene provitamina A, antioxidantes, que se transforma en vitamina A.

El higo es una fruta muy beneficiosa para aquellas personas que necesitan un aporte extra de energía, que tengan un gran desgaste físico o intelectual. Asimismo, facilita el tránsito intestinal por la cantidad de fibra y son buenos para el colesterol y la hipertensión arterial.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano.

© Cuidateycomesano, Madrid 2014. Aviso Legal