La temporada del puerro comienza a principios de otoño y finaliza en primavera, aunque es posible encontrarlo en el mercado durante todo el año.

El agua es el componente mayoritario, lo que, unido a su bajo contenido en hidratos de carbono, convierte al puerro en un alimento de escaso aporte calórico. Sin embargo, presenta una cantidad importante de fibra y de algunas vitaminas y minerales.

El puerro es rico en aceites esenciales, sulfurados volátiles y picantes y en vitaminas: éstas se concentran sobre todo en la parte más verde.
En cuanto a su composición en minerales, destaca su contenido en potasio, así como en magnesio, calcio y hierro.

© Cuidateycomesano 2014