En el suroeste de Navarra se cultiva el pimiento del piquillo, autóctono de esta zona, tanto en el municipio de Lodosa como en ocho localidades colindantes. Desde el mes de septiembre y hasta noviembre se recolecta que podremos disfrutar a lo largo de todo el año gracias a las conserveras.

Con un color rojo vivo y un tamaño pequeño, 8-10 cm. de largo, este pimiento tiene una forma triangular terminada en punta, ligeramente curva. Con una carne deliciosa, fina, compacta y un sabor dulzón, es uno de los productos estrella de la huerta navarra y, además, una conserva de referencia de su industria agroalimentaria.
Se plantan a finales del mes de mayo y su recolecta, manual, se efectúa desde el mes de septiembre hasta noviembre.
Una vez recogidos, se lavan y se asan por llama directa, se vacía el interior y se pelan extrayendo las semillas. Este meticuloso proceso debe hacerse a mano, uno a uno, sin sumergir en agua u otro producto, para que conserve sus aceites esenciales y, sobre todo, su sabor, procediéndose a continuación a su envasado en su propio jugo.
Es una verdura muy versátil en la cocina, se pueden preparar rellenos o asados, ideales para acompañar carnes y pescados, en ensaladas, croquetas, gazpacho…
Por su excelente calidad está acogido a la Denominación de Origen desde el año 1987.

Jornada de Exaltación

Puestos de conserveros locales, de asado y venta de pimientos, degustaciones de pinchos y vino, concursos tradicionales, como el de ensartar pimientos, y la zona de juegos infantiles, con talleres relacionados con esta verdura, son algunas de las numerosas actividades que, durante la Jornada de Exaltación del Pimiento de Piquillo el próximo 7 de octubre, se llevarán a cabo en la localidad navarra de Lodosa.

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2017. Aviso Legal