Con el verano llega la época oficial de terrazas, chiringuitos, picnics, etc.  La estación estrella para todo tipo de bebidas refrescantes, esto se debe a dos motivos:

  • Forman parte de actos sociales: tardes de terrazas con amigos, fiestas, etc.
  • El más obvio, están fresquitas, y además tiene ese dulzor único al que estamos tan mal acostumbrados.

Sabemos, y con suficiente evidencia científica que las bebidas azucaradas contribuyen al aumento de obesidad y síndrome metabólico, además se relacionan con la elección de alimentos poco saludables. Esto último es obvio, en el bar de debajo de casa te pides una Coca-Cola y te ponen unas patatas fritas, no un hummus casero con verduritas.

Por lo tanto, podemos afirmar con rotundidad que las bebidas azucaradas (incluyo refrescos y néctares o bebidas de frutas) NO SON SALUDABLES. Y por tanto lo mejor es que no estén en nuestra alimentación diaria.

¿Son mejores las opciones light o sin azúcar? La verdad es que tampoco son una gran opción. Aunque su consumo es seguro, lo cierto es que no son inocuos, especialmente si abusamos de ellas o las tomamos a menudo. Y sé que pensarás, vale, esto está muy bien pero ¿qué bebo en verano cuando tenga un calor horrible y me apetezca algo fresquito? Para ello te traigo algunas ideas refrescantes saludables, tanto dentro como fuera de casa.

Tardes de terrazas y bares

  • La mejor opción sin duda sería el agua. Para darle un toque más original pídela con rodajas de limón o naranja. También puedes pedirla con gas que es totalmente saludable y tiene un toque más similar a un refresco, y bien fresquita.
  • Puedes pedir un té frio, y si el sitio no tiene pues un té/infusión + un vaso de hielo y una rodajita de y limón (suena bien ¿verdad?).
  • Un granizado (pero no de máquina) si lo hacen casero lo puedes pedir sin azúcar.
  • Cerveza 0,0%. Esta opción nos asegura que no tiene ni trazas de alcohol, es la diferencia con la cerveza SIN que puede tener trazas. Estas trazas son indiferentes para personas sanas, pero si estás embarazada, en lactancia materna o tienes contraindicado el consumo de alcohol, escoge 0% siempre.
  • Un batido de frutas: siempre aprovechando la pieza entera, es la diferencia con un zumo, aunque este fuera natural. Esto será mucho más nutritivo. Podemos añadir agua para hacerlo más líquido o algún otro ingrediente también saludable si nos apetece: un poco de leche o bebida vegetal, frutos secos, chocolate negro 85%, hortalizas… al gusto!

Estoy en casa y tengo tiempo, qué me puedo preparar

En casa la cosa cambia, la oferta se amplia, y el límite lo pones tú. Yo te dejo 4 ideas, pero puedes cambiarlas según tus gustos.

Infusiones y tés en su versión más veraniega: hay miles de combinaciones, en tiendas como por ejemplo Tea Shop. Elige la que más te guste y prepárala en grandes cantidades y a la nevera.

Si no te gustan los tés, otra opción  es una buena limonada: agua, hielo, zumo de limón, y una cucharadita de miel cruda. A esta versión clásica le puedes añadir otras frutas, pepino…

¿Y si tampoco eres fan de las limonadas, aquí van más ideas? Agua infusionada, Sorbete de sandía, Helado de melón y plátano. (sin azúcar ) El azúcar no lo necesitarás porque bastante dulces son las frutas ya de por sí, dan suficiente dulzor al paladar.

Menos el batido, las demás ideas también pueden ser útiles cuando vayas a pasar el día fuera de casa ya sea en la piscina, playa o en el campo.

Conclusiones

Los refrescos azucarados o no azucarados, néctares, etc. NO SON  OPCIONES SALUDABLES. Por lo que la mejor opción para estar hidratados es el agua.

 

Fuente: Fundación Alimentación Saludable

http://www.alimentacionsaludable.es/noticias/noticia.asp?id=356