Habría que decir que los triglicéridos es la manera más eficaz que tiene el organismo de guardar energía: esto es, en forma de grasa. Puesto que bien, lo que guardan las células constituyentes del tejido graso, que son las que conforman “la grasa”, son los triglicéridos. Desde determinado punto de vista bioquímico sería la unión de 3 ácidos grasos a una molécula de glicerina (o bien glicerol).

Mas a fin de que la grasa llegue a formarse como depósito de energía es necesario su transporte anterior por la sangre. La concentración de esos triglicéridos que son transportados por nuestra circulación son los ya nombrados triglicéridos que aparecen en nuestros análisis de sangre.

Pero ¿de dónde sacamos los triglicéridos?

Por lo general, los triglicéridos vienen de los ácidos grasos que absorbemos a través del intestino proveniente de los comestibles y de los que el hígado es capaz de realizar. Los triglicéridos pasan a la sangre desde los dos órganos, siendo transportados por unas proteínas singularmente diseñadas para ello: las lipoproteínas.

Se llaman quilomicrones a las lipoproteínas ricas en triglicéridos producidas en el intestino tras una comida, al paso que el hígado sintetiza otras proteínas para transportar triglicéridos llamadas VLDL, que son las iniciales en inglés “de lipoproteínas de bajísima densidad”.

En el análisis de sangre aparece bajo la denominación genérica de triglicéridos la suma las concentraciones en plasma de los triglicéridos aportados por los quilomicrones y por las VLDL.

¿Por qué es necesario tener un nivel correcto de triglicéridos?

Fundamentalmente por dos motivos. El primero es que cifras muy altas de triglicéridos en sangre pueden causar una pancreatitis aguda, que es una enfermedad caracterizada por la inflamación del páncreas, que cursa con dolor abdominal importante, y que somete al sujeto que la padece a un alto riesgo de morir en poco tiempo si existen complicaciones de este proceso, lo que ocurre en aproximadamente uno de cada diez pacientes.

La segunda causa es que se sabe actualmente que los triglicéridos son un factor independiente de riesgo cardiovascular, si bien en una magnitud inferior a la que produce el colesterol. No obstante, aun manteniendo éste en los límites adecuados, los triglicéridos comportan lo que denominamos un riesgo lipídico residual o remanente, que no es otra cosa que la posibilidad complementaria de sufrir una enfermedad cardiovascular pese a tener un nivel “normal” de colesterol.

Alimentos para reducir los triglicéridos

Existen alimentos que son de gran ayuda para reducir los niveles altos de triglicéridos. Te los presentamos a continuación:

  • Aceite de oliva

Su riqueza en ácidos grasos monoinsaturados deja su consumo como grasa primordial de la dieta. Se ha comprobado que una dieta rica en esta clase de grasas ayuda a reducir los triglicéridos en suero.

  • Legumbres

Por ser fuente de fibra soluble que ha probado tanto en roedores como en humanos contribuir al descenso de los triglicéridos en el organismo, las legumbres pueden ser una conveniente fuente de hidratos en la dieta para reducir estos lípidos en sangre.

  • Nueces

Por su contenido en omega-3 este fruto seco que además de esto aporta altas cantidades de fibra y antioxidantes es de mucha ayuda en la dieta de quienes procuran reducir los triglicéridos en su organismo.

Si lo que necesitas es reducir los triglicéridos en tu organismo, con estos alimentos podrás conseguirlo sin problemas.

Fuente: Nutrición Saludable Hoy

https://nutricionsaludablehoy.wordpress.com/2017/04/19/sabes-que-son-los-trigliceridos/