El Panel de Productos Dietéticos, Nutrición y Alergias (NDA) de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), a petición de la Comisión Europea, ha emitido un dictamen sobre los valores de referencia de nutrientes para la vitamina C en el que se destacan los principales contribuyentes en la ingesta de ésta en los adultos.Según la opinión científica de la EFSA, publicada el 4 de noviembre de 2013 por el Diario Oficial de esta institución, las principales fuentes de vitamina C en adultos son las frutas, verduras, zumos y patatas. Más específicamente, las encuestas demuestran que la ingesta media de esta vitamina en Europa oscila entre 69 y 130 mg/día en hombres, y entre 65 y 138 mg/día en mujeres.Por lo que respecta al consumo en lactantes y niños de corta edad, la ingesta media de vitamina C oscila entre 44 hasta 119 mg/día. En cuanto a los niños menores de 14 años, el consumo medio de vitamina C está entre 60 y 172 mg/día en los varones y entre 61 y 172 mg/día en las niñas. En relación a los mayores de 14 años, el promedio se sitúa entre los 73 y 146 mg/día en chicos y entre 75 y 149 mg/día en chicas.

Especial mención requieren los datos facilitados en el Libro Blanco del Zumo francés. En él se afirma que el consumo de zumo es la primera fuente de vitamina C en niños y adolescentes, por delante de las frutas y de las patatas y la segunda en adultos, detrás de las frutas y delante de las verduras. De hecho, los zumos de frutas proporcionan casi el 20% de la vitamina C que ingieren los adultos y casi el 40% en niños y adolescentes.

En este sentido, el consumo de zumos tiene gran importancia en la ingesta de nutrientes. De hecho, en los niños sólo el 20% de los que no consumen zumos logran cubrir las necesidades nutricionales de vitamina C. En cuanto a los adolescentes y adultos, sólo el 12 y el 24% respectivamente de los no consumidores de zumos logran alcanzar las cifras de ingesta de vitamina C recomendada, frente al 64 y el 65% de los consumidores de zumos.

Un zumo de naranja, 80 mg/día de vitamina C

La vitamina C es un componente que ayuda a las células a protegerse de los oxidantes. Además, favorece la formación del colágeno y fortalece la dentadura, al mismo tiempo que previene las infecciones y potencia la absorción de hierro. Los zumos de cítricos, multifrutas y de fruta exótica son una fuente importante de vitamina C. Por ejemplo, con sólo un vaso de zumo de naranja (200ml) se puede cubrir casi la totalidad de la ingesta diaria recomendada de vitamina C (80 mg/día).

Por la importancia que tiene la vitamina C sobre el organismo, la EFSA ha descrito las dosis recomendadas de este nutriente esencial. El Panel de Productos Dietéticos, Nutrición y Alergias de la EFSA establece unos determinados valores de referencia en relación a la ingesta de vitamina C. Estos valores se sitúan en 20 mg/día para los niños entre 7‐11 meses y para los niños entre 1 y 3 años. Esta recomendación asciende a 30 mg/día para niños entre 4 y 6 años y a 45 mg/día para niños de 7 a 10 años. En relación a los niños más mayores (entre 11 y 14 años), los valores de referencia oscilan sobre los 70 mg/día.

Fuente: Informaria Digital

Hasta esa edad, el valor en ambos sexos es el mismo pero en adolescentes y adultos se modifica. En adolescentes de 15 a 17 años, la ingesta recomendada es de 100 mg/día para chicos y de 90 para chicas. En hombres mayores de 18 años, el consumo de vitamina C recomendado es de 110 mg/día y en mujeres, de 95 mg/día.

Sin embargo, existe una notable diferencia para la ingesta recomendada a las mujeres embarazadas. Durante este periodo, el panel de la EFSA describe unos valores de referencia de nutrientes de >10 mg/día y en la etapa de lactancia de 60 mg/día.

Valores nutricionales recomendados de vitamina C (mg/día)
Edad Hombres Mujeres
7‐11 meses 20 20
1‐3 años 20 20
4‐6 años 30 30
7‐10 años 45 45
11‐14 años 70 70
15‐17 años 100 90
> 18 años 110 95
Embarazas + 10
Mujeres lactantes + 60

 

Según el Comité Científico de la Asociación ’5 al día’, una de las cinco raciones diarias recomendadas de frutas y verduras puede ser un zumo de fruta. Los zumos son una forma rápida de ingerir frutas. De hecho, una ración de zumo de fruta (200 ml.) equivale a una ración de fruta y tiene un valor alimenticio similar al de la fruta de la que procede, por eso los zumos constituyen una fuente de nutrientes y poseen numerosas vitaminas antioxidantes y minerales.