La Nutrición, una ciencia relativamente reciente, ha avanzado  mucho en los últimos años   y aún lo sigue haciendo, porque hay mecanismos relacionados con la alimentación que aún  nos son desconocidos.

Los consumidores recibimos gran cantidad de información, de diferentes medios, que en ocasiones, es contradictoria, por lo que, en general, existe un  desconocimiento sobre estos temas entre la población.

La “sabiduría popular” nos ha legado consejos o premisas, que, si bien en algunas ocasiones son ciertas, en muchas otras están bastante lejos de la realidad.

Con unas ideas básicas de nutrición y dietética podremos hacer frente a estos tópicos alimentarios.

Las patatas engordan 

La patata es un alimento de origen vegetal, saludable, apetecible y muy versátil en la cocina, ya que permite prepararlo de múltiples formas.

Nutricionalmente nos aporta hidratos de carbono complejos (almidón), vitaminas y potasio, así como pequeñas cantidades de proteínas y minerales.

A pesar de la creencia popular, no aportan muchas calorías si las tomamos cocidas, asadas o al vapor  (80 Kcal / 100 g ), mientras que si se consumen fritas pueden triplicar este aporte calórico,  pudiendo llegar incluso a las 500 Kcal/ 100 g en el caso de las “chips”.

La patata se sitúa en la base de la pirámide de la alimentación saludable, por lo que se recomienda consumirlas de forma habitual, acompañadas de verduras, en ensaladas, en forma de puré, con legumbres… pero siempre cuidando la forma de elaboración (cocidas, al vapor, al horno, en papillote…)

Laura González

Nutricionista de Gastronomía Baska

© Cuidateycomesano 2014