Con el nombre “Escanda Asturiana” se denomina al cereal en grano producido en el Principado de Asturias, así como la harina obtenida en la molienda y su producto derivado. Es un trigo de invierno de ciclo largo cuyo cultivo es muy semejante al del trigo de otoño invierno.

Utilizado en la alimentación humana desde hace miles de años, la escanda un producto muy arraigado en la tradición gastronómica asturiana. La recolección  se realizaba separando las espigas de la caña mediante las mesorias (utensilio agrícola que consistía en dos palos unidos por una articulación). Posteriormente, se llevaban a la era para ser mayadas, golpeadas con varas largas, y conseguir así romper las espigas. Una vez hecho, se llevaban a un pisón u hórreo donde se separaban la ergas, cáscaras, del grano. Finalmente, en los molinos de agua se obtenía la preciada harina de erga.

La escanda es un cereal formado por granos alargados de gran tamaño del que se obtiene una harina de espelta o escanda, esponjosa, de tono grisáceo. El pan elaborado con este ingrediente, que tiene Denominación de Origen Protegida, se caracteriza por su corteza lisa, blanda y fina, de color entre anaranjado y tostado y textura esponjosa, dependiendo del porcentaje de escanda empleado. Su sabor y aroma característico se obtiene con la utilización de, por lo menos, un 60% de de harina de escanda sobre el total de harina empleada. Además, se conserva en buen estado durante varios días.

En su composición hay hidratos de carbono, entre un 71-73%, proteínas, 14%, y  grasas, 1%. También contiene vitaminas y minerales como el sodio, potasio, hierro y magnesio. Además, hay que reseñar la fibra, que ayuda al control del colesterol y es una fuente de fuerza y buena salud.

 

Fotografía: escanda.es

 

Sólo se permite la utilización de este contenido en otros sitios web enlazando con nuestra url, mencionando como fuente a cuidateycomesano. 
© Cuidateycomesano, Madrid 2015. Aviso Legal