Desde hace unos años, el concepto esencial de las tendencias alimentarias se mantiene estable: es la alimentación saludable. Decidir qué es saludable es tema distinto, porque si por ejemplo comemos siempre y únicamente el mismo alimento saludable estaremos alimentándonos de una forma peligrosamente inadecuada. La clave que actualmente se impone es una dieta variada y equilibrada, con los hidratos como compañeros de una ingesta que tenga un 25% de proteína y un 50% de vegetales. 

El concepto alimentación saludable se concreta en intereses más específicos, en tendencias concretas. Como dato grueso, las búsquedas en google sobre alimentación han aumentado mucho en los últimos años., con protagonismo destacado para conceptos como healthy, bio, celíaco o veggie. Healthy (saludable) es un concepto protagonista en las búsquedas, en 2019 se buscó 5,4 millones de veces sólo en España. Estas tendencias continuan creciendo. Se resumen en una ingesta de proteína animal que disminuye progresivamente. 

El sector productivo también es sensible a esa orientación del mercado, y por ejemplo un tercio de las vides catalanas dedicadas a vino son ecológicas certificadas, una proporción sencillamente inimaginable hace unos años. Además, cada vez es más abundante la oferta de alimentos bajo un enfoque saludable, y crece el interés en la cocina de aprovechamiento.

El segundo gran concepto es proximidad. Los productos locales, que vienen afianzándose desde hace unos años, suscitan una gran simpatía tanto desde el punto de vista de la economía del entorno del consumidor como en términos medioambientales: a mayor proximidad menor huella de carbono, aunque no sea así necesariamente. 

La transparencia es otro concepto fundamental: que los estudios que a veces se emplean como soporte pare vender las ventajas de un alimento o un plato sean reales y fiables, pero tambien que las etiquetas sean más claras y comprensibles. Indicativos como Nutriscore son eficaces para que el consumidor pueda guiarse de una forma rápida y fiable. 

Continúa la guerra al plástico. Es una de las asignaturas pendientes de la industria alimentaria, pero se va ganando esta difícil pelea, y son cada vez más los envases y filmes protectores que exhiben su proporción de material reciclable. 

El hogar también será protagonista, sobre todo mientras vivamos bajo la amenaza de la pandemia, no sólo como receptor de comida (la comida a domicilio crece, la oferta de comida a domicilio se multiplica) sino como lugar en el que reencontrarse con la cocina, los pucheros y las recetas con una visión integradora de la propia familia: los hogares familiares buscan una alimentación que satisfaga a todos sus miembros. 

 

© Cuídateycomesano, Madrid, 2020

Foto: Yvonne Huijbens en Pixabay